Información

La razón de ser del Seguro de Construcción se encuentra en la existencia cierta de una gran variedad de riesgos que se presentan en la ejecución de cualquier obra.

El origen de este seguro es relativamente reciente. En el año 1929, con motivo de la construcción del puente Lambeth sobre el Támesis, se suscribió por primera vez un seguro que cubría los riesgos inherentes a la actividad constructora. El fuerte proceso de reconstrucción que siguió a la I Guerra Mundial supuso la consolidación de este seguro, que ha visto aumentar su interés con la continua aparición de nuevos materiales, nuevas técnicas constructivas, nuevos tipos de construcciones, prefabricados, incremento de materiales plásticos, etc.; todo lo cual ha supuesto la aparición de nuevos riesgos o la agravación de los tradicionales.

¿Por qué se contrata este seguro?

La razón de ser de este producto se encuentra en la existencia cierta de una gran variedad de riesgos que se presentan en la ejecución de cualquier obra.

Estos riesgos, aleatorios, pueden acarrear daños cuya reparación afecte al desarrollo previsto de la obra, tanto en su presupuesto como en su planificación. Un retraso en la fecha de terminación puede también representar, por supuesto, una afección económica.

La cuantía de los posibles daños no puede estimarse a priori, debido precisamente al carácter aleatorio del riesgo.

Lo que sí puede cuantificarse a priori es el coste del seguro, es decir, la cuantía que supone la transferencia del riesgo a Asefa Seguros, que será la Entidad que lo soporte.

Modalidades de póliza

Existen dos tipos:

  • Póliza por obra: Cubre una obra determinada.
  • Póliza abierta: Cubre todas las obras que emprenda el Asegurado en una anualidad, siempre que se encuentren dentro de unos parámetros acordados previamente con el Asegurador. Esta póliza es renovable.

Cuando existe dentro del programa constructivo la posibilidad de establecer criterios de uniformidad de riesgos, es posible el establecimiento de un marco de coberturas prefijadas e incluso una tabla de primas aplicables dentro del marco de la Póliza abierta.

Un contrato de este tipo se justifica por las ventajas que ofrece tanto al Asegurado, como al Asegurador:

  • Conocimiento previo del coste del seguro, para cada obra, que permite incluirlo en sus presupuestos.
  • Conocimiento previo de las condiciones de cobertura.
  • Ahorro de trabajo administrativo y técnico.
  • Ahorro de costes de seguro por volumen.

Coberturas

¿Quién se asegura?

Aunque el Asegurado natural es el Contratista, en la mayoría de los casos se incluye en el capítulo de Asegurados a cualquiera de las Entidades o Personas que intervienen en la obra. El Tomador del Seguro suele ser el Promotor o el Contratista principal.

Las Entidades Financieras están igualmente muy interesadas en la existencia de este seguro ya que pueden indirectamente verse afectadas por un daño que sufra la obra, constituyendo su principal y muchas veces única garantía para el recobro de sus créditos. Estas Entidades figuran normalmente como Beneficiarios en las pólizas.

¿Qué se asegura?

El objeto principal y la razón de ser de estas pólizas es la propia obra a construir, entendiendo como tal el conjunto de los trabajos permanentes y temporales realizados y en curso de realización. Estos conceptos incluyen igualmente las obras auxiliares, así como los materiales, aprovisionamientos, acopios para la obra asegurada, siendo frecuente que incluya adicionalmente una completa serie de garantías complementarias: los gastos de desescombro y/o demolición, los gastos suplementarios, los gastos de extinción, etc.

¿Qué obras pueden asegurarse?

Todas las obras de edificación (edificaciones para viviendas, centros comerciales, centros escolares, centros hospitalarios, auditorios, etc.) y cualquier tipo de obra civil (urbanizaciones, carreteras, autovías, obras ferroviarias, conducciones, etc.)

Garantías básicas

Al tratarse de un seguro todo riesgo está cubierto cualquier daño a la construcción, salvo lo expresamente excluido, siempre que los daños o pérdidas materiales producidos sean consecuencia directa de una causa accidental, imprevisible y se presente de forma súbita.

A título enunciativo, pero no limitativo, las coberturas básicas son:

  • Riesgos convencionales: Incendio, explosión, caída del rayo, robo, choques, impactos, etc.
  • Riesgos de la naturaleza: Viento, pedrisco, lluvia, nieve, helada, tempestad, huracán, ciclón, inundación, desbordamientos, embates de mar, hundimientos, corrimientos de tierra, desprendimiento de rocas, terremotos, erupciones volcánicas, etc.
  • Riesgos propios inherentes a la ejecución: fallos humanos, defectos de materiales, ejecuciones defectuosas, consecuencias de errores de diseño, etc.

Garantías complementarias

Con carácter optativo se pueden incluir en la póliza otras garantías, por ejemplo:

  • Mantenimiento amplio.
  • Gastos de demolición y/o desescombro.
  • Gastos de extinción.
  • Gastos suplementarios.
  • Huelga, motín, conmoción civil, sabotaje y terrorismo.
  • Maquinaria de obra: La cobertura ampara los daños de origen externo a la máquina, quedando excluidos los de origen interno, que pueden ser cubiertos por otro tipo de póliza específica llamada Avería de Maquinaria.
  • Equipo de construcción: La cobertura ampara los elementos que, sin formar parte de la obra, son precisos para ejecutarla, tales como: andamios, entibaciones, encofrados, herramientas, casetas, etc.
  • Bienes preexistentes: Entendiendo por tales otras construcciones ya realizadas en el entorno de la obra que se encuentran bajo el control, custodia y/o vigilancia del Asegurado y no forman parte de la obra a construir.
  • Pérdidas consecuenciales: Perjuicios económicos que se originen por un retraso en la entrega de la obra a causa de uno o varios siniestros cubierto por la póliza.

¿Qué sumas se aseguran?

Para la garantía principal (daños a la propia obra) la suma asegurada debe coincidir con el valor de construcción en la fecha de terminación de la obra. En consecuencia, no hay que guiarse ni por el valor indicado en el proyecto (en algunos casos más bajo) ni por el valor de venta (más alto al incluir el terreno y los beneficios de explotación).

Dado que la póliza se contrata antes de empezar los trabajos, o recién iniciados éstos, hay que estimar el valor final, por lo que el valor más frecuente utilizado es el presupuesto de ejecución material. Si a lo largo de la construcción se observan desviaciones, debe informarse al Asegurador para que queden recogidas en la póliza. De lo contrario, podría originarse un infraseguro, lo que en caso de siniestro implicaría la aplicación de la regla proporcional.

Si se asegura la maquinaria de obra y los equipos de construcción, debe consignarse su valor de reposición a nuevo.

La mayor parte de las garantías optativas se contratan con un límite máximo de indemnización por póliza.

Franquicias

Para que el coste del seguro se mantenga en unos límites razonables, es imprescindible que exista una franquicia. La cuantía de dicha franquicia depende del tipo de obra y de su envergadura, proponiéndose normalmente varias opciones entre las que elegir la que más se ajuste a cada necesidad.

Peculiaridades

¿Dónde tiene su validez?

Las garantías cubiertas por la póliza tienen su validez en el recinto de la obra asegurada. Para el seguro de los bienes de la obra, el siniestro debe producirse en la obra y en el caso de que se incluya complementariamente el seguro de responsabilidad, el hecho que lo engendre debe haberse originado en la obra.

¿Cuál es su vigencia temporal?

La fecha de efecto debe coincidir con la fecha de inicio de los trabajos y la fecha de vencimiento debe coincidir con la fecha de terminación de la obra. Si, en el transcurso de los trabajos, se detecta que la terminación de la obra va a ser posterior a la fecha prevista en la póliza, resultará imprescindible acordar con el Asegurador la prórroga correspondiente para que las garantías continúen en vigor. Hay que advertir que en caso de terminarse o ponerse en servicio la totalidad o alguna parte de la obra, cesarán automáticamente las garantías en relación con la misma.

Existe la posibilidad, frecuentemente utilizada, de extender el seguro durante el período de mantenimiento que sigue a la finalización de los trabajos, pudiéndose cubrir no sólo los daños que ocasione el Contratista durante la ejecución de los trabajos con el propósito de cumplir con sus obligaciones contractuales, sino también los daños materiales en la obra provenientes de causas que tienen su origen en el período de construcción.

Exclusiones

Las exclusiones de este seguro son:

  • Mala fe del Asegurado, daños intencionados causados o provocados por el Asegurado, los debidos a actos contrarios a las reglas, normas o disposiciones en la materia en cuestión.
  • Guerra, invasión, revolución, golpe militar, etc.
  • Reacción o radiación nuclear o contaminación radioactiva.
  • Expropiación, confiscación, nacionalización, requisa, penalizaciones, etc.
  • Hurto, desaparición.
  • Los costes de reparación, reemplazo o rectificación del objeto asegurado por defectos en los materiales, diseños o planos o en la mano de obra.
  • Los daños que no están a cargo del Asegurado.

Preguntas Frecuentes

¿Quién lo paga?

Quien tenga interés en el bien asegurado: normalmente el promotor o el constructor.

¿Cómo se determina el precio del seguro?

La prima neta se determina por la aplicación de una tasa a la suma asegurada. La prima total a pagar será el resultado de añadir los impuestos a la prima neta. El precio del seguro se calcula en función del riesgo que Asefa Seguros va a cubrir.

En el análisis del riesgo se tienen en cuenta las características de la obra a asegurar así como las del producto que se desee contratar: garantías solicitadas y franquicias, fundamentalmente.

A título orientativo, las tasas para riesgos de edificación no superan el 1‰ (uno por mil). Para riesgos de ingeniería civil la variación de tasas es importante, según la tipología de la obra.

Asefa Seguros, estudiará sus riesgos y le facilitará, sin compromiso, un completo proyecto de seguro con las garantías más adecuadas a cada caso.

¿Qué ocurre si la obra dura más de lo previsto?

El seguro de construcción de Asefa Seguros prevé la posibilidad de prórrogar la duración de las obras, dicha prolongación se lleva a cabo siguiendo las condiciones pactadas en la propia poliza.

Si se prevé, en cualquier momento del periodo de construcción, que la duración de la obra va a ser superior, debe ponerse en conocimiento de Asefa Seguros la nueva fecha de terminación prevista, a efectos de adaptar la vigencia del seguro al nuevo periodo.

Cuestionario

Si desea que le facilitemos un proyecto de seguro a su medida puede cumplimentar la solicitud y enviarla por fax a correo electrónico a su oficina mas cercana o contactar con nosotros en el 91 781 22 23 o en el 902 181 202.

Solicitud de producto - Póliza por Obra Solicitud de producto - Póliza Abierta

Para poder enviarle información comercial, rellene el siguiente cuestionario con sus datos y nos pondremos en contacto en la mayor brevedad posible.

Solicitud de información comercial

Los datos que nos aporte serán tratados de manera confidencial, autorizando a Asefa Seguros su tratamiento automatizado, conservación y utilización conforme a nuestra Política de Privacidad y a lo establecido en la Ley 15/99 de Protección de Datos Personales.